jueves, 21 de septiembre de 2017

Crucify Me Gently - Circles


Año: 2016
Sello: Independiente
País de origen: Ucrania

Siempre existe la chance de hacer algo diferente. No sé si innovador, no me atrevo a usar el término Original aún. Sin embargo, en esta banda encontré algunas cualidades que aportan frescura, detalles agradables que abren, aunque sea un poco, el espectro sonoro de un estilo tan limitado (por decisión de gran parte de las bandas) como el Deathcore. Y a dicha diferencia la marcan tomando, ocasionalmente, cosas del Black Metal, género cuyos fans no suelen ser muy tolerantes con el Deathcore.
Pero ¿quiénes son estos ucranianos con caras de enojados, nombre altamente llamativo y vida relativamente corta (se formaron en el 2012)? "Circles" es su segundo esfuerzo grupal y, según mi parecer, es lo mejor de la banda hasta el momento. Su primer disco full, una obra del 2013 titulada "Eternal Torments", fue descubierta por mí unas semanas antes de hacer esta reseña, ya que decidí conocer dicho trabajo para opinar con mayor conocimiento acerca de la obra de estos ucranianos. No es un mal disco, pero muestra algunas falencias propias del debut de una banda que pretende salirse del molde, aunque sea mínimamente.
En algunos pasajes de éste disco (y en menor medida en su debut también) se atreven a buscar la salida hacia nuevos horizontes, usando melodías épicas, arreglos clásicos, vocalizaciones femeninas de corte operístico, además de armonías que tienen un claro dejo de Black Metal en sus texturas. Pueden sonar un poco irregulares en dicho intento por encontrar matices que hagan de la obra de CMG algo más llevadero, pues a veces se obnubilan en su afán por sobrecargar sus canciones, y no siempre les da buenos resultados tal tarea. Mas, hay aciertos y varios, y es por eso que "Circles" es un álbum que merece ser escuchado.
Son complejos, hay variedad de arreglos, aunque no siempre eso les asegure llegar a buen puerto; siempre intentan darle a cada canción un toque distintivo, algo que haga de la canción una pieza memorable. Repito, no lo logran constantemente, es por eso que no estamos hablando de un gran disco, pero saben cómo echar mano a recursos remanidos y hacerlos sonar interesantes, frescos. Los breakdows, las partes beatdown, los blast beats, los cortes tipo Clásico, los contrastes vocales, y la lista sigue. Los muchachos de Uzhhorod tienen una virtud, que es la de usar elementos comunes en el estilo, pero sin que esto los lleve a sonar como una bandita del montón. Hasta se dan el lujo de crear un temazo descomunal como el que da nombre a la placa, que es el que la cierra a su vez. Ahí ponen toda la carne en el asador, y sacan a relucir su capacidad para fusionar todas las cualidades que mencioné previamente, en una sola canción, obteniendo como resultado lo mejor de la grabación.
Por supuesto, el sonido es ultra-moderno (hi-fi hasta la médula), y muchas de las características que los detractores del género odian, están ahí para hacerlos explotar de rabia. Sin embargo, la calidad y las ganas por superarse, por encontrar la senda para sonar diferentes, hace de "Circles" una obra a la cual hay que prestarle atención, te guste o no el subgénero.

Bandcamp
Facebook
Grand Sounds PR

martes, 19 de septiembre de 2017

Negative Thought Process - Methylene Butterfly


Año: 2016
Sello: Hibernacula Records
País de origen: UK

Un disco del 2016 que se me traspapeló, y del cual tengo una opinión muy positiva desde la primera vez que lo escuché. De hecho, considero que el primer disco del dúo inglés en cuestión, fue una de las revelaciones musicales del pasado año. Y aunque suene contradictorio y hasta un poco irónico que use el término Positivo para referirme a la obra de una banda que hace de lo negativo un culto, lo concreto es que sigo teniendo la misma opinión, la cual puede traducirse de la siguiente manera: "Methylene Butterfly" es un muy buen disco.
El dúo integrado por Daniel Page (ex-Victorian Whore Dogs y miembro de Exquisite Ending. Es también el dueño del sello a través del cual NTP lanzaron esta guarrada) en voz y guitarra, y Kyle Townsend en bajo (no se incluyen en los créditos al baterista), fusiona estilos extremadamente furiosos (Crust, Grindcore, Powerviolence y bastante Metal Extremo en general colándose por todos lados) y obtiene resultados a los cuales un amante de la música dura, pero realmente dura, difícilmente pueda resistirse. Claro, hay detalles que hacen que el primer disco full del grupo, segunda grabación si contamos el EP "I", y esos detalles son los siguientes.
El sonido de guitarra a la swedish death metal, con el HM-2 a tope, saturando y reventando todo, confundiéndose con el bajo, instrumento que también suena distorsionadísimo, es el pilar del sonido brutal de la banda. La voz, irradiando odio y decadencia, desesperación y locura en cada puto párrafo, es uno de los sostenes de la placa ya que en los virulentos gritos proferidos por Page reside gran parte del exceso perturbador en el cual se centra la obra. Y no pienso olvidarme de los ritmos, que pasan del repiqueteo destroza-cráneos a partes arrastradas tipo Sludge, medio-tempos aplastantes y cabalgatas de corte D-Beat, todo bajo un manto de agresividad que convierte a dicha parte del grupo (la base rítmica) en una verdadera apisonadora.
Hay quienes dicen que NTP suenan como si bandas como Entombed y Anaal Nathrakh hubieran encontrado la veta para mezclar Crust, Grind y Powerviolence, pero sin perder sus identidades, y de paso, mezclando dichas identidades. Algo de eso hay, aunque reconocerlo abiertamente sería negar que esta banda tiene SU personalidad, y que la misma es inquietante y rabiosa hasta decir basta, algo que se trasluce en todos los tracks que integran la grabación. Es más, y por si no quieren escuchar el disco entero, si son de los que prefieren pinchar unas pocas canciones antes de meterse de lleno en la obra de una banda, pues no tienen más que escuchar "Sewing the Wound" (ese rebaje, por favor), el corte de difusión "Masocutter", o la explosiva "Clandestine Cleaver", tres animaladas a las cuales uno puede tomar como ejemplos clarísimos de lo que es NTP.
Por cierto, no les dije que el álbum está basado en experiencias de la vida real en el mundo de las drogas, aspecto que le otorga a la placa un grado de suciedad y decadencia absolutamente necesarios y que la banda aprovecha al máximo, encontrando la manera justa para que el disco suene vicioso y adictivo, y poniendo al oyente en estado de situación con respecto a lo que se busca decir.
Desahuciados, misántropos, enfermos y desesperados, estos muchachos hicieron que su disco debut sea una de las pocas salvajadas realmente adorables del año pasado.

Facebook
Label
Bandcamp
Dewar PR

domingo, 17 de septiembre de 2017

Abhorrence - Totally Vulgar: Live at Tuska Open Air 2013


Año: 2017
Sello: Svart Records
País de origen: Finlandia

En 1989 Abhorrence daban comienzo a su efímera vida como banda, editando ése mismo año un influyente Demo titulado "Vulgar Necrolaty", para luego, al año siguiente, lanzar un celebrado EP autotitulado. En 1991 participarían del split "Seraphic Decay Records Sampler CD", junto a Acrostichon, Disgrace (fineses también), Goreaphobia, Toxaemia y Minch, aunque para ese entonces, la banda ya se había separado. Es decir, tres grabaciones en 3 años, pero la banda vivió tan sólo 2 años, y nunca lanzaron un disco full. Claro, me faltó comentar que la banda se separó porque el guitarrista de Abhorrence Tomi Koivusaari, emprendió otro proyecto llamado Amorphis. Pero la huella de Abhorrence no se desmarcó, no desapareció. Los tipos, con solamente dos grabaciones, habían sentado las bases del Finnish Death Metal, con todo lo que eso implica tanto en lo compositivo como en lo sonoro. Obvio que no estuvieron solos, eso está clarísimo, pero ellos fueron pioneros, y eso también está fuera de discusión.
Mas, resulta que todo este revival death metalero hizo que esas gemas del pasado, esas joyas que no pasaron del Demo o del EP, se potenciaran con el paso del tiempo, fueran revalorizadas de forma justa y merecida. Entre las bandas y grabaciones que las nuevas generaciones de fans de lo extremo recuperaron, además de que muchos fans de la vieja escuela se quitaron el polvo y decidieron volver al ruedo, está el aclamado Demo de Abhorrence, sin olvidar el EP. Entonces, si tantas bandas volvían a reclamar lo que les correspondía (y en algunos casos, a reclamar lo que ellos creen que les correspondía. Pero eso es otro tema), ¿por qué no iban a volver estos pioneros absolutos de una de las escenas más influyentes e importantes en la historia del Death Metal? No volvieron con material nuevo, y eso es importante que lo sepan. Pero regresaron para poner las cosas en su lugar y demostrar que la música de Abhorrence está más vigente que nunca. Es más, Jukka, vocalista del grupo, lo resume a la perfección: "al final, estas viejas canciones siguen sonando tan bien como sonaban en el pasado". Mejor dicho, imposible.
Death Metal pantanoso, pesadísimo y gutural como pocos, los fineses demuestran que el finnish death metal es una entidad en sí misma, y que cuando está hecho por expertos, es imposible resistirse a su brutal encanto. Es por eso que el show grabado en el festival de Tuska Open Air, en el 2013, no tiene desperdicio. Los comandados por Koivusaari explotan desde el comienzo y se desangran a través de acordes y armonías rebozantes en oscuridad, tempos tan lentos como acelerados, según el momento y la canción lo pidan, con la voz podridísima de Jukka regurgitando abominaciones en medio del caos, y las atmósferas macabras expandiéndose a lo largo y lo ancho. En otras palabras, este disco es hermoso. Es todo lo que un seguidor de esta leyenda viviente hubiera querido escuchar hoy, con la banda de regreso a la arena. En resumen, y más allá de que nadie sabe si el regreso de Abhorrence es algo definitivo, si habrá disco full o no, lo que la banda muestra en esta grabación en vivo no tiene desperdicio alguno.
Fans del Finnish Death Metal, y fans del Death Metal en general, urgente, pero ya, a buscar una copia original de esta belleza.

Facebook
Bandcamp
Label

Dawn of Tyrants - Breeding Ruin


Año: 2017
Sello: Independiente (digital) / Ekhidna Records (cassette)
País de origen: Canadá

Acá tenemos un disco que se queda a mitad de camino en muchos aspectos. Ubicados en la senda del Black/Death o blackened Death, estos tiranos de Toronto salen al ruedo con un EP que, además de ser su carta de presentación, muestra tantas cosas interesantes como flaquezas en ciertos puntos. O sea, como para que se vayan haciendo una idea clara, el debut de Dawn of Tyrants es irregular por donde se lo escuche.
Un sonido crudísimo y brutal de principio a fin, con todos los instrumentos saturados hasta decir basta, una voz líder que emerge desde una caverna profunda, interpretaciones bestiales y un aire lleno de intolerancia y muerte alrededor de todo el disco, en ese aspecto, aciertan. Por ahí, y sin haberlos escuchado previamente, uno podría pensar en que Dawn of Tyrants son otros clones de Blasphemy y similares. Pero no lo son, que conste en actas. Si bien hay pasajes en donde surge cierto parecido con dicha -gloriosa- banda, lo concreto es que a estos canadienses les pegó más Celtic Frost, aunque carezcan de casi todas las virtudes de la seminal banda suiza. Es decir, la densidad, los cambios de ritmo, la pesadez, la mala onda, todo eso que los comandados por Tom Warrior usaron como herramientas propias, y que hicieron de los primeros discos de CF obras inmortales, aquí aparecen en todo momento, pero sin la magia ni la creatividad de la musa inspiradora de estos muchachos de Toronto.
Suenan muy brutales y odiosos, eso no se discute. Tienen algunas canciones interesantes ("Some Above, Most Below" y, en algunos pasajes, la pista que da nombre al disco). El sonido logrado es primitivo, inhumano y extremadamente sucio, algo que encaja perfectamente con la banda. Mas, les falta carisma, magia, inventiva, o como mierda quieran llamarlo. Sus composiciones no llegan a provocar en mí, que soy quien en definitiva escribe esta reseña, nada importante, ningún sentimiento o emoción relacionados con lo que la banda transmite. No es que hagan mal lo suyo, sería terriblemente injusto decir que son malos cuando no lo son; es más, creo que tienen futuro. El tema es que ese futuro depende, o dependerá, pura y exclusivamente de que ellos, el grupo, se pongan a trabajar más arduamente en las composiciones sin perder de vista lo que buscan expresar. Es que las atmósferas están bien creadas, correctamente manejadas. Pero, guste o no, sin buenas canciones, no hay atmósfera bien lograda que valga la pena. Por cierto, el cover de "Dethroned Emperor" de Celtic Frost es de lo más olvidable que he escuchado últimamente.
En síntesis, si buscan odio, mugre, pesadez y mucha mala actitud, estos tipos tienen lo suyo. Ahora bien, si buscan una banda que además de todo eso, hagan buenas canciones...
Detalle que hay que nombrar, y que es a favor del grupo: tienen tan sólo un año de vida como banda. Aún pueden mejorar, tienen con qué mejorar.

Bandcamp
Facebook
Fullblast PR



sábado, 16 de septiembre de 2017

Diablery / Shadowcraft - Entropy


Año: 2017
Sello: Black Market Metal Label
País de origen: Grecia

Más bandas griegas, más Black Metal procedente del país helénico. Hace poco hice la reseña de un split en el cual dos bandas griegas (de Black Metal) rendían culto al viejo y místico Black helénico. Hoy le toca el turno a dos bandas más jóvenes, con estilos diferentes dentro del mismo género, pero con esa impronta mística tan propia de los griegos.
El disco empieza con una banda a la cual el rótulo de Symphonic Black Metal les calza casi perfecto, o perfecto, según quién lo mire. Diablery, de ellos hablo, no habían logrado capturar toda mi atención con su disco debut ("Architect", año 2014, disco que decidí no reseñar porque no le encontré la vuelta a la hora de expresar mis opiniones), pero me habían dejado con la sensación de que podían mostrar más de lo que exhibían en dicho primer disco full. Bien, las dos pistas aportadas para esta grabación (tres si contamos el prólogo) suenan claras, precisas, contundentes y convincentes, y eso no es poca cosa. Bajo ningún aspecto me aburren, algo que suele sucederme cuando las bandas de Black tienden a ponerse pomposas. Mas, los griegos de Diablery logran un buen equilibrio entre las partes más fastuosas y los arreglos más tradicionales -tradicionales dentro del Black- y hasta aportan una canción bellísima, tal es el caso de "Ergo Decipiatur", una pieza tan poderosa como cargada de buen gusto.
No me rompieron la cabeza, pero la performance de Diablery en este EP es tan agradable, que me veo obligado a volver a escuchar "Architect".
Shadowcraft son griegos también, eso está claro desde el primer renglón. Y también comienzan con un prólogo, o sea que, al igual que sus colegas y compañeros de split, aportan dos tracks más la intro. Además de todo eso, lo de ellos también tiene esa cosa épica, esa tendencia a sonar lujosos en cuanto al brillo y lo recargado de su música, aunque lo hacen a su manera, sin copiarse de los Diablery. Quizás sean menos imaginativos, hasta me atrevo a decir que pueden llegar a pecar de solemnes en algún que otro punto. Sin embargo, el estilo del grupo exige que las cosas se orienten para ése lado, sonando altisonantes incluso cuando la canción pareciera pedir un poco menos de elaboración o sobrecarga de instrumentos. Y así, con esas herramientas y con ése estilo, los de Thessaloniki convencen sin deslumbrar, inspiran respeto pero aún les falta para llegar a despertar admiración en éste servidor.
En líneas generales, "Entropy" es un trabajo sumamente agradable y recomendable, al punto de que un tipo como yo, alguien poco propenso al Black Metal más suntuoso, lo disfruto sin prejuicios de por medio.

Diablery
Shadowcraft
Bandcamp
Label
Fullblast PR

viernes, 15 de septiembre de 2017

Skallbank - Skallbank: The Singles


Año: 2017
Sello: Big Balls Productions
País de origen: Suecia

La escuela rocker sueca no sólo no detiene su movimiento, sino que sigue demostrando que en cuanto a sonido y personalidad, los swedish son únicos. No sólo tocando Rock & Roll, sino tocando varios estilos musicales, de los cuales algunos suelen salir seguido aquí. Miremos el caso de esta banda de la cual no sabía una mierda hasta que la gente de Against PR me acercó el material. Skallbank me pusieron a tope inmediatamente, con un solo acorde, cuando apenas habían pasado minutos desde que descomprimí el material que me enviaron como promo.
Comienza a sonar "Falsarium" y todo se pone en su lugar: R'n'R rudo, caliente, pero lleno de melodía y emoción. Acá no hay lugar para las elucubraciones musicales excesivas ni para el virtuosismo, esto es Rock hecho y derecho...derecho a la sien. Porque ahí es donde golpean con sus canciones, en la sien, y lo hacen más allá aun, apelando a las emociones con melodías que uno puede tararear, pero que, además de ésto último, sacuden con argumentos sonoros sencillísimos y sin salirse jamás del molde convencional del estilo que bandas como The Hellacopters, Gluecifer y otros similares forjaron hace unos 20 años atrás.
Por ahí leí comparaciones con una banda escandinava que no es sueca, que son noruegos y que son, como ya habrán imaginado, los Kvelertak. Algo de eso hay, sobre todo en el tratamiento vocal, rabioso y gritón hasta decir basta, con la furia a flor de piel y la garganta a punto de explotar. Y al frente, claro, pero sin tapar los punteos (emotivos punteos), ni los riffs candentes ejecutados con un sonido sucio y distorsionado. Y que tampoco hace mella en la base rítmica, tan cruda y contundente como precisa, algo absolutamente necesario en una banda como Skallbank.
¿Sonido? Si nos referimos a la producción, entonces hay que decir que la misma consiguió que éste trabajo de Skallbank suene como si la banda estuviera tocando en vivo mientras graban (¿acaso no fue así la grabación?), con todo ese calor y color invadiendo el ambiente, con el sudor emanando a chorros y las paredes temblando, como si estuvieran por caerse ante tanta intensidad sonora.
Por supuesto, las novedades escasean, aunque no creo que a alguien le importe. Escuchen el derroche de gancho y poder de temas como "Halvmånar och Träpinnar" o "Lättstöttare kan ingen vara" para corroborar de forma empírica que la sensación de estar frente a ellos mientras descargan sus creaciones, en un lugar chico y maloliente y rodeado de cuerpos sudorosos, es real, auténtica, tangible.
¿Defecto? Son sólo cinco pistas, y te dejan con las ganas de más. Pero, a no desesperar que en breve estaremos reseñando lo nuevo de este combo sueco. Mientras tanto, sacúdanse con esto.

Facebook
Website
Spotify
Against PR

jueves, 14 de septiembre de 2017

The Brood - The Truth Behind


Año: 2017
Sello: Give Praise Records
País de origen: UK

No será la octava maravilla del Grindcore moderno, pero me entretuve escuchando este disco. Los anticapitalistas de Londres, quienes llegan a su primer disco full tras tres singles y un Demo, buscan revivir, o al menos demostrar que los orígenes del Grindcore están en el Hardcore Punk antes que en el Metal, y lo hacen dignamente. Seguro que no es un álbum al cual se le puedan prodigar muchos elogios, pero, vamos, que en un mundo saturado de basuras inescuchables, "The Truth Behind" al menos te asegura un agradable momento.
Canciones breves, coros gancheros, estructuras simplísimas, mucha intensidad, no muchas ideas pero complementando dicha falencia con una entrega cuasi inagotable. Todo suena bastante predecible, a decir verdad, pero no es un defecto que tire todo por la borda. Como bien dije un poco antes, los tipos, como si fueran conscientes de que la creatividad no es el fuerte de la banda, apelan a la velocidad, a la rabia, al exceso de ganas. Logran darle al primer larga duración de la banda un toque de honestidad tan convincente, que uno no puede hacer menos que esbozar una sonrisa de aprobación.
Fieles a la esencia del estilo, la banda dispara 15 tiros en 32 minutos, duración que ayuda, en cierto modo, a que el disco sea más llevadero. Ya saben, cuando no abundan las ideas, al menos hay que hacer uso de otras cualidades, como por ejemplo la brevedad (canciones largas y poco inspiradas suele ser una combinación pésima), y si a esas canciones se les da un tratamiento más bien intenso, mejor aun. Pues bien, de eso se trata este disco, de canciones corta y duras, además de simpáticas. Sí, The Brood me caen simpáticos. He leído críticas en las que los ponen prácticamente en un pedestal y no puedo estar más en desacuerdo con eso. The Brood es una banda entrañable por su entrega, pero les falta mucho para llegar a ser un grupo al cual tomarlo en cuenta para jugar en las grandes ligas del Grindcore. Más aun si tenemos en cuenta que este año, entre otras bombas grinders, salió a la calle lo nuevo de Axis of Despair, disco que reseñé aquí y que deja al debut de The Brood muy chiquito en cuanto a calidad.
Mas, no hay que ser exageradamente duro con los británicos estos. Se defienden bastante bien, han hecho un disco al cual se le pueden encontrar buenos momentos ("GIL" es uno de esos momentos), mucho espíritu Punk y velocidad a raudales. Nada mal.

Facebook
Bandcamp
Label
Grand Sounds PR

miércoles, 13 de septiembre de 2017

TarLung - Beyond the Black Pyramid


Año: 2017
Sello: Black Bow Records
País de origen: Austria.

Bien ¿por dónde carajos comienzo? Por el principio, dirán ustedes. Mas, no es tan fácil encontrar el inicio de algo cuando uno está confundido. Pues eso es lo que me provocó el segundo disco full de este trío oriundo de Viena, confusión. No es que "Beyond the..." sea un disco caótico ni mucho menos, el problema es otro y lo voy a desarrollar de la forma más clara y sintética posible...si es que mi cerebro me lo permite.
TarLung es un trío que toca cosas tales como Doom, Sludge y Stoner, todo muy compacto y sin complicaciones. Riffs sabbathicos, tempos lentos que oscilan entre lo pesado, lo arrastrado y lo etéreo, según el momento, apelando al groove en instantes puntuales. Una voz podrida, muchos graves y medios en general, más las atmósferas narcóticas y todo lo que ya conocemos. Su primer disco, un trabajo autotitulado editado en el 2014, que fue sucedido por un EP del 2016 ("Void"), ya marcó claramente la línea del grupo, y las influencias también. Electric Wizard, algo de Conan por acá, mucho de Black Sabbath por allá, ciertas similitudes con lo más podrido del Sludge norteamericano (Fistula y similares), y algún toque Stoner cuando pisan el acelerador (tenuemente). Hasta ahí pareciera estar todo bien ¿no? Sin embargo, hay un problema, y ése problema se llama Canciones. Mejor dicho, hay dos problemas, pues el sonido deja bastante que desear.
Predecibles hasta el hartazgo, los austriacos no logran sacudirse el polvo, y por ende, me terminan provocando una modorra terrible. Todos los riffs suenan terriblemente familiares, mientras que la voz, con un regusto a Death o Doom Death innegable, no logra transmitir ni la mitad de la maldad o agresividad que pareciera querer transmitir. Ni siquiera hay mística, ni siquiera te envuelven con rituales ocultistas devenidos en canciones. Nada, no hay nada que me provoque ni una mínima sonrisa, un esbozo de satisfacción al escuchar el disco. Para colmo, el sonido está tan saturado de medios y graves, que la banda suena ahogada, como si un agujero se estuviera chupando el sonido mientras la banda ejecuta sus canciones.
Encima, la banda se insinúa como interesante bajo esa capa de fallas inocultables. Hay algún que otro arreglo logrado, detalles tímidamente atractivos, intentos de levantar la puntería y darle al disco otro nivel. Pero son intentos, insinuaciones; todo lo demás queda sepultado bajo brumas de aburrimiento gigantesco. Tan grande es mi aburrimiento, pues al fin y al cabo estoy dando mi opinión, que mejor dejo de escuchar este disco y me voy a cenar.

Bandcamp
Facebook
Label
TOMetal